Red de cientificos y profesionales encaminados al control de la Taenia solium en México

Curiosidades

La maldición bíblica
Carlos Larralde.

 

    “De entre los animales, todo el que tiene pezuña hendida y rumia, éste comeréis. ... pero no comeréis éstos: ... el cerdo, porque tiene pezuñas hendidas pero no rumia, lo tendréis por inmundo ... de la carne de ellos no comeréis, ni tocaréis su cuerpo muerto... ” (Traducción libre del Tora: Leviticus 11, 2-47; Deuteronomio 14, 3-21).
 

DIBUJO POR ANA VINIEGRA
 
    Esta maldición quizás se justificara en los tiempos de Moisés pero ya no es válida para la mayor parte de la porcicultura moderna altamente tecnificada e higienizada, muy lejos de ser inmunda y peligrosa, y quien mucho sufre de la imputación.
    Es el humano el eje central de la transmisión de la cisticercosis, él es quien debiera recibir tan duros adjetivos, es él quien alimenta a sus cerdos de traspatio con excrementos y les contagia la cisticercosis y luego, además,  él es quien se los come mal cocidos para que se transformen en solitarias y extiendan el riesgo a sus semejantes en tiempo y espacio.